Somos un Centro Educativo, Comunitario y Cultural para niños y sus familias, un nodo de convergencia formativa y de cohesión social a través de un jardín infantil con inspiración Waldorf y talleres especializados vespertinos de arte activo y ciencias de desarrollo sustentable y cultural.
El proyecto nace de padres de familia con la sana motivación de hacer de nuestro oficio una labor coherente con nuestra ética y empática a nuestro trabajo comunitario, así como de brindar a nuestros hijos un entorno educativo integral, buscando lo necesario para el cultivo de su voluntad, su sentir y su pensar.

Pedagogía Waldorf en el Primer Septenio

La primera misión y la más importante del niño pequeño, es la compenetración y la configuración de la organización corporal. A ella se dedica el niño –aun de modo inconsciente- por impulso propio, a partir del primer día de vida, con la máxima intensidad posible. Aún así, no alcanzarían la meta sin la intervención del adulto, dado que el erguirse, el caminar y el hablar no se encuentran predestinados genéticamente, sino que se adquieren interactivamente mediante el ejemplo de los adultos y su dedicación. Acompañados por los mismos y estimulados por los mayores, a través de una práctica constante, el niño desarrolla sus facultades sensorias, paso a paso conquista el dominio de su musculatura motriz, obteniendo así la libertad de poder moverse en el espacio y descubrir su entorno. Todos estos esfuerzos se van plasmando en el cerebro como interconexiones neuronales diferenciadas, las que a su vez forman la base de aquello que mas adelante se presenta como capacidad conceptiva y facultad del pensamiento (Eliot 2001).

Jardín Infantil

Semillero Comunalidad Educativa quiere brindar su espacio para proteger y amparar el importante proceso de transformacion de la primer infancia. Un lugar donde el pequeño pueda desplegar su fantasía, cultivar sus sentidos, vivenciar ritmos, rondas y cuentos, recibir una adecuada alimentación y un sano ejemplo de la comunidad que lo rodea.

El valor de la Imitación

El niño pequeño aprende a través de un espontáneo impulso imitativo, donde la maestra se convierte en un modelo para los niños: sus gestos, su lenguaje y sus actitudes. Por eso las actividades son llenas de sentido y coherencia, dignas de ser imitadas. Hacemos con ellos una gran variedad de acciones artísticas y manualidades, tareas cotidianas y de jardín, que desarrollan la voluntad, la iniciativa, la paciencia, la perseverancia y la autonomía del niño.

La Importancia del Ritmo

Todas las funciones orgánicas del cuerpo humano poseen su propio ritmo. Por eso es decisivo que nuestro reloj biológico reciba el cuidado adecuado, tanto en casa como en la escuela. No hay nada más beneficioso para el niño que una hora regular para comer, una para el baño diario y un momento establecido para ir a dormir, lo que le hará sentirse seguro y protegido en su vida diaria, así puede ubicarse en el tiempo.

El Juego Libre

A través del juego el niño comprende la naturaleza y su entorno cultural. Al jugar se viven las cualidades activas interiores de lo imitado, “aprender” se convierte en “comprender”. Para el niño el juego significa percibir con todos los sentidos, poner en movimiento todo el cuerpo, ser activo. Así se capacita para dominar su movimiento corporal, su equilibrio, un tacto delicado y un impulso lleno fuerza, desde el cual desarrolla su creatividad e imaginación, activando su asombro previo al conocimiento, ya que el asombro será el germen de las energías del conocimiento futuro, que a su vez serán las bases para su capacidad intelectual.

El Huerto

La horticultura en las escuelas Waldorf es parte de la realidad de la vida en la que conectamos activamente con el mundo, y por lo tanto lo experimentamos en su totalidad. Esta, profundiza en la percepción de los organismos vivos y entrena la fuerza de voluntad, formando una base equilibrada sobre la cual el pensamiento, el sentimiento y la bondad se desarrollan armoniosamente. Aprendan a percibir y a disfrutar el medio ambiente, a observarlo e investigarlo, a amarlo. Además el niño se verá motivado a probar todas las verduras y hortalizas si ha participado en su proceso de cultivo.

Elaboración del Refrigerio

Esta actividad evidencia la relación parte-todo, la unidad, su composición y descomposición. Favorece la diferenciación de sensaciones visuales, táctiles, gustativas y olfativas. Fomenta el proceso de socialización a través de compartir una actividad comunitaria

Las Rondas

La ronda se realiza enmarcada en los contenidos de la unidad didáctica. Contiene canciones, poesías y ejercitación rítmica. Fomenta los primero pasos hacia la socialización percibiendo al otro y al grupo, respetando normas previamente interpretadas.

Centro Familiar Cultural y Comunitario

PRÓXIMAMENTE MÁS INFORMACIÓN.

Acércate, nuestras puertas están abiertas

Ven a conocer nuestro mágico espacio, donde el amor, la educación integral y el respeto evolutivo de nuestros pequeños es prioridad.